Opinión

Si los Reyes son los padres, los ‘menas’ son los niños

0

La guerra de las palabras ha empezado y ésa sí que intenta colar una ideología

Por fortuna, ambos se equivocaron. Pero si al final los Reyes Magos fueran los padres, como propuso el Baltasar de Andoain en el lapsus más inquietante de las Navidades pasadas; o los niños no deben seguir creyendo en Santa Claus, como sugirió Trump a un pequeño que le telefoneó para felicitarle las fiestas y que acabó con un consejo de hombre a hombre por parte del presidente (“diviértete, chaval”); es posible que debamos plantearnos jugar a otra cosa: probemos a quitar el velo a las palabras disfrazadas para tapar verdades. No en el mágico mundo navideño, sino en el de la realidad.

La guerra de las palabras ha empezado, y sus armas toman forma de eufemismos, provocaciones y vocablos de una corrección política que, de tan insoportable, empieza a ser ineficaz. Los menas que Pablo Casado quiere devolver a sus países de forma acelerada no son acrónimos vivientes formados por la unión de elementos de dos o más palabras (en este caso menores extranjeros no acompañados), no. Son niños. Son menores no acompañados a los que el PP no sabe dar una respuesta humanitaria y a los que además utiliza para azuzar su nuevo toque xenófobo. El término “violencia de género” no convence a la Iglesia, que denuncia desde hace muchos años lo que considera una ideología, y no una realidad, ni a una derecha que ha encontrado en la “violencia doméstica” una forma de aniquilar de un plumazo la consideración especial que ha requerido la vulnerabilidad de la mujer en la realidad histórica de la convivencia en pareja.

A la izquierda, por otro lado, el lenguaje de la corrección política empieza a ser tan cargante que se aleja de la gente de carne y hueso. Devoren Lectura fácil (Anagrama, el último y genial premio Herralde, de Cristina Morales) y descubrirán cómo las cuatro protagonistas se ríen y nos hacen reír de las “soluciones habitacionales” del universo Colau, de la “vivienda digna-que-no-burguesa”, y de la gradación de la discapacidad como pasaporte a la “institucionalización”. Mientras la política se aleja de las personas, las personas se alejan de la política, y tal vez todos nos hemos vuelto inasequibles. Pero la guerra tiene un objetivo: si hay menas en lugar de niños; si hay violencia doméstica en lugar de machista; si hay gestación subrogada en lugar de madres de alquiler, se cuela una ideología —esa sí, ideología— deseosa de torcer la realidad.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Español sin subtítulos

Previous article

Sonidos accidentales

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión