Opinión

‘Quo vadis’ Casado

0

La ruta del PP hoy es autodestructiva. Vamos, es como si Santiago Abascal siguiera siendo su asesor

El dilema de Pablo Casado es tan claro de ver como difícil de resolver: debe decidir si quiere ser Angela Merkel o Donald Trump. Tiene que elegir si enfrentarse a la izquierda en el terreno económico, planteando una política liberal de impuestos bajos, como se ha hecho toda la vida, o mover la batalla al campo cultural.

Casado no está solo. Todos los partidos conservadores de Occidente están posicionándose en el nuevo escenario bífido de la derecha. En Italia o el Reino Unido, Matteo Salvini y Boris Johnson optan por la vía Trump. Mientras, el canciller austriaco Sebastian Kurz es hoy el heredero natural de Merkel al frente de una coalición con los ecologistas, en la que, según él, “hemos unido lo mejor de dos mundos”. Kurz señala así un camino alternativo para toda la derecha continental: los azules pueden aliarse con los verdes.

Pero la senda verde queda lejos para Casado. Curiosamente, más lejos que para sus votantes. Porque esta es la gran paradoja de los conservadores españoles: los dirigentes del PP, tanto en sus declaraciones sobre el Gobierno bolivariano y separatista de Sánchez como en sus patrones de voto en la Eurocámara, se muestran más cercanos a la derecha retrógrada de Jaroslaw Kaczynski en Polonia y Viktor Orbán en Hungría que a la moderada de Merkel en Alemania. Sin embargo, los votantes del PP son más parecidos a los conservadores alemanes, o belgas, que a los más reaccionarios (en todo tipo de actitudes, como la igualdad de género o el matrimonio homosexual) polacos o húngaros. España es una de las sociedades más tolerantes y abiertas de Europa, pero tenemos una de las derechas convencionales más rancias y cerradas. Al menos, en el discurso oficial.

Si el objetivo del PP, en su deriva contrarrevolucionaria, es restarle votos a Vox, comete un grave error. Tal y como muestran las quizás mayores expertas del mundo en competición electoral, Catherine De Vries y Sara Hobolt, si los partidos tradicionales se desvían de los temas donde son fuertes (como gestionar bien la economía) y abrazan los de la ultraderecha (como defender la patria frente a traidores, extranjeros y comunistas), pierden votos. Por el contrario, la extrema derecha crece cuanto más consigue que se hable de estos asuntos políticamente incorrectos.

La ruta del PP hoy es autodestructiva. Vamos, es como si Santiago Abascal siguiera siendo su asesor. @VictorLapuente

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Madrid independentista

Previous article

‘Transnistria’ (2/6)

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión