Opinión

¡Que deje de ocurrir!

0

De nuevo, y tras grandes lluvias, vemos a ciudadanos compungidos viendo cómo sus casas y negocios se fueron al traste; y es esperable porque ocurre todos los años. Deberían aprovecharse estas catástrofes para tomar nota de las partes inundables e implementar políticas que eviten la construcción en ellas —o que obliguen a hacer las modificaciones oportunas— para que esto vaya dejando de ocurrir.

Donde sí se tomaron medidas, ahora miramos a las lluvias de otra manera. Tras una inundación con víctimas, rodeando Alicante se hizo una red de canales que desvían el agua. También el tratamiento que se dio a la parte final del cauce del Turia las evita en Valencia.

Eliseo Pascual Gómez

Alicante

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Slim cabalga de nuevo

Previous article

Gibraltar ante el Brexit

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión