Opinión

No existe visión de Estado

0

Vivimos una etapa de poca brillantez política. No existe visión de Estado. Puede que una causa sea la profesionalización política. Los gobernantes se enfrentan a un conflicto de intereses: cuidar su puesto o defender el interés general. Trabajar como diputado no debería convertirse en un modo de vida. Deberían limitarse los años y permitir la entrada de profesionales consagrados sin miedo a perder su escaño, pues no sería su medio de subsistencia. Esto ayudaría a desplazar de puestos de decisión a quienes no disponen de experiencia en el mundo real, donde el sueldo está ligado a la competencia y al resultado.

David Ordóñez Franco

Barcelona

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Las venas siguen abiertas

Previous article

Nada que ver con la libertad de expresión

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión