Opinión

Grandeza de España

0

A pie de calle, resulta fácil identificarla. Diré algunos de los que se la merecen, pero no se les concede. Los obreros que se levantan a las cinco de la mañana para venir a trabajar al centro de la ciudad, y vuelven a casa con tiempo justo para poco cenar y dormir. Los maestros, que dedican su tiempo y buen ánimo a enseñar en escuelas de pueblos diseminados por la España cada vez más olvidada. Los voluntarios de las asociaciones de caridad, que día tras día dan de comer y cenar a los necesitados. Las personas ancianas, algunas cuidadoras de nietos, que sobrellevan con dignidad sus dolores y soledad. Ellos y otros muchos son los verdaderos “grandes de España”. Si desaparecieran, el país se quedaría parado. Verdaderamente “grandes”, aunque muchos no lo sepan.

Miguel Teixidor de Otto. Valencia

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Portarse bien

Previous article

Condena, sin medias tintas

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión