TV/Televisión

Frank Underwood contra el hipócrita espectador

0

El vídeo publicado por Kevin Spacey es un alegato por la ambigüedad

No le darán ningún Emy por él, pero Let me be Frank, el monólogo de tres minutos que Kevin Spacey ha subido a YouTube, es la mejor interpretación de su carrera y un hito de la historia de la televisión. En él, caracterizado como Frank Underwood, el protagonista de House of Cards, parece que habla de las acusaciones de abuso sexual que han destruido su carrera (y al personaje), aunque podría estar hablando de cualquier otra cosa, porque el texto -trabajado, calculado, pulidísimo, sin un resquicio de improvisación- es un alegato por la ambigüedad, empezando por el título: permítanme ser Frank / permítanme ser franco.

El monólogo solo se agrieta en una frase: “Ustedes son demasiado inteligentes para eso”. Ese compadreo con el espectador, casi populista, desentona con un mensaje que se presenta confuso e intrigante, y busca sobre todo incomodar a ese espectador, colocarle en el centro del problema, obligarle a tomar partido en un dilema. Eso no se consigue con guiños ni halagos.

Lo que viene a decir, sin decirlo, es que el espectador (el hipócrita espectador) no ha tenido ningún problema para admirar y gozar de las maquinaciones y miserias del muy turbio Underwood, pero no ha dudado en ejecutar a Spacey sin pruebas ni tribunales en cuanto se ha destapado una sombra de duda criminal sobre él. Al personaje se le perdona todo. A la persona, nada. El espectador televisivo, antes pacato y gazmoño, ha aprendido a valorar la ambigüedad moral y a los antihéroes (quién se lo iba a decir a los productores de La casa de la pradera), pero cuando se trata de la vida real, sigue manejando unos códigos simples sobre el bien y el mal. Spacey o Frank o quien sea que esté hablando, acusa al abonado a la tele de pago de no haber entendido nada, de no ser ese intelectual que se abisma en las sutilezas y paradojas del alma humana, como se ha creído, sino lo que siempre ha sido en realidad: un inquisidor temeroso de Dios.

María Casado: “Desearía que las televisiones públicas dejaran de ser juguetes políticos”

Previous article

¿Qué ver hoy en TV? |Sábado 29 de diciembre de 2018

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *