Economía

España, el país que más puestos de trabajo productivos destruye

0

Casi medio millón en el periodo 2010-2017, pues la mayor parte de los empleos creados son en actividades de baja productividad

OCDE en un informe publicado recientemente sobre los indicadores de productividad. La peor parte se la lleva España: ya no es solo que el nuevo empleo se caracterice por su precariedad, sino que además ha destruido durante el periodo 2010-2017 casi medio millón de puestos de trabajo de alta productividad. Otros cinco países de los 26 pertenecientes al denominado 'club de los países ricos' también han perdido trabajos de elevada productividad, pero España es, y con mucho, el que más. De hecho, solo Italia supera los 100.000 empleos de este tipo destruidos, seguido de Grecia (-98.000), Portugal (-54.000), Bélgica (-20.000) y Finlandia (-5.000). Todos muy lejos de los niveles de España (tanto en números absolutos como porcentuales), que, por otro lado, ha generado durante este periodo 354.000 empleos pero en sectores con una productividad por debajo de la media.

Más información


  • El empleo resiste el envite de la desaceleración, ¿un espejismo?

Y es que de los tres sectores que más empleo han creado en este periodo de siete años, solo uno cuenta con una productividad alta: el sector de informática y programación, que tiene 93.000 ocupados más. El que más ha tirado del empleo (¡cómo no!) es la hostelería y restauración, que ha sumado 185.600 nuevos puestos, mientras que en tercer lugar se sitúan otras actividades relacionadas con los servicios:74.700 trabajos más. En el otro lado, la construcción es la actividad que más empleo neto ha destruido con la crisis:512.300 trabajadores menos de 2010 a 2017, seguida de lejos con el sector del empleo doméstico (-76.400) y con la banca y los seguros en tercer lugar, que han perdido casi 60.000 efectivos con su reestructuración.

La radiografía del mercado laboral actual, que todavía difiere bastante del que existía antes de que estallara la Gran Recesión, se completa si se analiza otra variable: el número de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo. Por el camino se han perdido más de millón y medio de empleos a jornada completa: en el primer trimestre de 2018 se contabilizaban casi 20 millones –­según datos extraídos de la Contabilidad Nacional Trimestral–­ y en el mismo periodo de 2019 no llegan a los 18,5 millones. Desde entonces, solo el sector servicios ha ganado ocupados y ahora cuenta con 480.000 empleos a tiempo completo más que los que había en 2008. El resto de actividades, con la construcción a la cabeza –donde se han destruido nada más y nada menos que 1,3 millones de trabajos–, han perdido fuelle, incluida la industria, que tiene 650.000 empleos menos que una década atrás. Y mientras que la construcción parece haber cogido buen ritmo, no ocurre lo mismo con la industria, que está generando apenas un 5% de todo el empleo actual.

El empleo resiste el envite de la desaceleración, ¿un espejismo?

Previous article

Crispar y descrispar

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Economía