Economía

El Congreso y el Senado incumplen la nueva ley de registro horario

0

Ninguna de las dos Cámaras ha instalado un sistema para controlar la jornada de sus trabajadores, y ni siquiera tienen previsto hacerlo

Por incongruente que parezca, las dos cámaras legislativas españolas, los órganos constitucionales que representan al pueblo español, incumplieron ayer la nueva ley de registro horario. Ni el Congreso ni el Senado tienen instalado ningún tipo de sistema que permita controlar la jornada laboral de las personas que allí trabajan, según admitieron fuentes oficiales del Congreso a este periódico, que justificaron esta medida resaltando que «los diputados no son trabajadores».

Más información


  • Valerio: «Nadie se ha tomado en serio el registro horario»

Sin embargo, los parlamentarios no son las únicas personas que tienen el Congreso como centro habitual del trabajo, puesto que allí trabajan también numerosos funcionarios, como los ujieres, las taquígrafas, los letrados, el personal médico, el personal de seguridad, documentalistas, personal de recursos humanos e informáticos, etc.

Si la Inspección de Trabajo acudiera al Congreso debería sancionar al Estado puesto que no es que no tenga ningún sistema de control instalado, sino que no tiene previsto por el momento hacerlo, tal y como admitieron fuentes de la Cámara, que ponen en duda que tengan que hacerlo y aducen que igual la ley exime a determinados colectivos, algo que no se precisa en el Real Decreto aprobado el pasado 8 de marzo pero que es de obligado cumplimiento desde el pasado domingo.

El estatus legal de diputados y senadores no les obliga a fichar para tener constancia de su horario. El Reglamento del Congreso solo les obliga a acudir a las Cortes para prometer o jurar su cargo cuando se inicia una legislatura. A partir de ahí, actúan con total libertad de movimientos. Por eso, UPyD propuso en 2014 el fichaje obligatorio de los diputados para «hacer más transparente su labor» con la reforma del Reglamento que entonces debatían. La idea fue rechazada por el resto de grupos. Desde el PSOE la tacharon de «ridícula» por electoralista. Ydefendían que cada grupo estableciera el control de sus parlamentarios.

Del dolor no se aprende nada

Previous article

La picadora de carne mediática

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Economía