Economía

El Banco de España avisa de que los intereses subirán tras la reforma hipotecaria

0

Anticipa que los gastos asociados a las entidades provocarán un alza de costes, endurecimiento de las condiciones de los créditos para las familias más vulnerables aunque también se rebajará la litigiosidad judicial

Pros y contras de la nueva Ley de Crédito Inmobiliario que fue aprobada definitivamente por el Congreso a finales de febrero, y que se pondrá en marcha en dos meses aproximadamente. El Banco de España estima que, por una parte, el coste de las nuevas hipotecas que se contraten a partir de ahora se incrementará, al mismo tiempo que las entidades serán más restrictivas al otorgar financiación a las familias con mayor riesgo económico. Eso sí, la ley también reduce la inseguridad jurídica y evitará casos masivos de demandas como los que se han planteado en los últimos años por conflictos como el de las cláusulas suelo.

Esas son algunas de las conclusiones a las que ha llegado el supervisor financiero en un documento en el que ha analizado los efectos de la ley hipotecaria. Entre las más relevantes destaca el hecho de que como la banca tiene que asumir a partir de ahora la mayor parte de los gastos de formalización -notaría, registro y, sobre todo, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, salvo el de tasación-, esta nueva realidad «podría propiciar un cierto aumento de los tipos de interés en los nuevos préstamos». Además, incide en que con las comisiones máximas impuestos por amortización anticipada en los contratos a tipo fijo, ese repunte del coste de la hiptoeca se dejará notar «especialmente» en estos casos.

De hecho, el supervisor considera que no hay demasiado margen como para que la banca reduzca los tipos de las hipotecas que ahora ofrece, y que, en cualquier caso, sería con carácter «moderado». Lo achaca a que, a pesar de que la ley introduce mayor competitividad en el sector, España es uno de los países de la UE en el que los intereses hipotecarios ya se encuentran entre los más bajos del ámbito comunitario.

No es el único mal augurio que prevé el Banco de España en torno a la ley hipotecaria. Porque también apunta que habrá «un cierto endurecimiento» de las condiciones crediticias cuando la entidad vaya a aprobar una operación. Es decir, los bancos serán más restrictivos a la hora de autorizar una línea de financiación como consecuencia de las nuevas condiciones de impago -más flexibles- ante las que puede actuar la entidad. La norma ha extendido hasta los 12 meses de impagos -o una morosidad que represente, al menos, el 3% del capital concedido-, siempre que sea en la primera mitad de vida de la hipoteca, la posibilidad de que el banco intervenga. Hasta ahora, con tres mensualidades, se solían activar todos los procedimientos que podían derivar en una ejecución. Por eso, el Banco de España cree que serán precisamente las familias más vulnerables, con menos recursos económicos y «con mayor perfil de riesgo» a quienes más afectará ese endurecimiento del crédito.

Por otra parte, el supervisor sí apunta que la nueva ley recudirá la inseguridad jurídica así como la «elevada litigiosidad actual», que ha derivado en miles de casos judiciales por las cláusulas suelo, el índice IRPH, los gastos de formalización o las hipotecas multidivisa.

Francisco González abandona sus cargos en BBVA por el espionaje a 24 horas de la junta

Previous article

BBVA unificará su marca en todos los países donde opera

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Economía