Opinión

Editores: gracias por la compañía

0

Algunas editoriales han sido fundamentales en la educación sentimental de varias generaciones y han hecho que este país sea mucho mejor

Entre los amigos más valiosos que tenemos están aquellos que nos presentan a personas que acaban siendo importantes en nuestra vida. Se trata de gente que hace posibles las conversaciones. Muchos lo hacen por temperamento o por afición. Y otros lo hacen también de forma profesional. Algunos de ellos son editores.

Acaba de cumplir 50 años la editorial Tusquets, fundada por Beatriz de Moura y actualmente dirigida por Juan Cerezo. Cualquier aficionado a la lectura en nuestra lengua tiene una deuda de gratitud con Tusquets. De Kundera a Duras, de los cuentos de Woody Allen a la poesía de Sánchez Rosillo, de Aramburu a Fernández Cubas, de la memoria europea de Manea y Semprún a las novelas de Berges, Pérez Andújar y Grandes, de los ensayos de Garton Ash a la mirada reciente sobre la Transición de Padilla: son muchos libros y cada uno tendrá sus favoritos. También cumple medio siglo la editorial Anagrama: fundada por Jorge Herralde y ahora dirigida por Silvia Sesé, es otra institución decisiva. Las dos nos han permitido conectar con la literatura y el pensamiento de otras lenguas y de Latinoamérica. Han descubierto y acogido a escritores españoles. Han sido fundamentales en la educación sentimental de varias generaciones y han hecho que este país sea mucho mejor.

Una parte de su origen se cuenta en Aquellos años del boom (Debate), de Xavi Ayén, que retrata la Barcelona del final del franquismo. Es la crónica de una transformación, donde operaban una conciencia de la literatura latinoamericana y un mercado, la tensión intelectual y la visión empresarial. Hubo escritores de talento y editores perspicaces. Y mujeres determinantes, como Esther Tusquets y Beatriz de Moura, o Carmen Balcells, que prácticamente inventó una profesión.

Acantilado y Páginas de Espuma cumplen 20 años en 2019, y un cuarto de siglo Xordica. A comienzos de año nos dejaba Claudio López Lamadrid, director editorial de Penguin Random House: su muerte conmocionó las letras españolas e hispanoamericanas. Y hace unas semanas fallecía Julián Rodríguez, fundador de Periférica, una de las editoriales independientes que supieron encontrar nuevos espacios, combinando el amor al oficio con la vocación de curiosidad. A todos ellos, gracias por la compañía y la conversación.@gascondaniel

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

El Gobierno confirma a Patricia Ortega como la primera general de la historia del Ejército

Previous article

‘Senegal tras las ventanas’ (6/6)

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión