Opinión

Cuando el enemigo se encuentra en casa

0

¿Qué pasa cuando en tu propia casa hay un afectado? Es lo que me ha pasado a mí. Mi madre es miembro del personal sanitario y ha recibido los resultados del test del coronavirus. Ha contraído la enfermedad. Ha sido una llamada en la que se mezclaron sentimientos contradictorios: miedo porque no quieres recibir malas noticias y ansiedad por conocer esas mismas noticias.

Si este confinamiento está siendo duro para todos, imaginad que incluso dentro de tu propia casa tienes reducida la libertad de movimiento. Me he permitido el día de hoy para llorar de agobio y maldecir nuestra mala suerte, pero solo hoy. Mañana seguiremos luchando.

Laura Jiménez. Yecla (Murcia)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Morir por el libre mercado

Previous article

Prórroga y deber

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión