Opinión

Condena, sin medias tintas

0

Las atrocidades cometidas en el siglo XX (el régimen de Pinochet, el nazismo, la dictadura franquista, el estalinismo… ) nos parecen tan claras en el presente que hasta nos cuesta entender que cuando sucedieron pasaran casi inadvertidas o se minimizaran en muchos países que no las sufrían. Pero a muchos de nuestros conciudadanos vascos les pasa lo mismo hoy en día. El segundo partido político en intención de voto en Euskadi organiza homenajes a aquellos que cometieron crímenes execrables, y un buen número de vascos acuden con banderas de su patria a rendirles tributo. Son los actos más vergonzosos que están sucediendo en nuestro país y así, sin medias tintas, deberían decirlo todos los grupos políticos que independientemente de su ideología son demócratas. La condena seguida del “pero” no es una condena, es una estrategia.

Senén Adán Arias

Ames (A Coruña)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Grandeza de España

Previous article

La violencia que no cesa

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión