Internacional/Mundo

11 años de cárcel al exministro israelí que espió para Irán

0

Israel hace pública la condena el mismo día en que aplaude la decisión de la UE de incluir en su lista de grupos terroristas a la Inteligencia iraní

Once años, esta es la pena acordada entre defensa y acusación que deberá cumplir el exministro de Energía e Infraestructuras israelí Gonen Séguev por «espionaje grave» y «transferencia de informaciones al enemigo», es decir, a Irán. Así acaba, de momento, este nuevo escándalo de un político que ya fue encarcelado en 2005 por intentar introducir de contrabando 32.000 pastillas de éxtasis de Holanda y pasó dos años encarcelado. En aquella ocasión argumentó que pensaba que eran chocolatinas M&M's, y en esta llegó a declarar, según el Canal 10 de la televisión israelí, que el objetivo de sus contactos con los iraníes «era engañarles para luego regresar a Israel como un héroe».

La coartada de Séguev, miembro del Gobierno de Tel Aviv entre 1995 y 1996, no funcionó pero su defensa logró reducir la pena gracias a que se declaró culpable y a que argumentó que «su motivación no fue 'ayudar al enemigo en tiempo de guerra' (traición)». La Fiscalía presentó en mayo acusaciones formales contra este exministro de 62 años, médico de profesión, que después de ser puesto en libertad en 2007 se mudó a Nigeria donde, según el Shin Bet, mantuvo los primeros contactos con responsables de Irán.

En 2017 viajó a Guinea Ecuatorial y allí fue arrestado y entregado a Israel. El portavoz del Gobierno iraní, Mohammad Bagher Nobakht, negó cualquier relación con el exministro y declaró ante los medios que «el régimen sionista recurre a cualquier herramienta para acusar a la República Islámica. Sugiero que se ignore esta información».

Los medios del país se refieren a Séguev como una persona «desacreditada» o incluso «desequilibrada». Aunque no han trascendido detalles de los secretos que pudo transferir al enemigo, la seguridad israelí indicó que el acusado «fue reclutado por la Inteligencia iraní» tras establecer contactos con la Embajada de Irán en Abuya en 2012. En la capital nigeriana se reunió con oficiales de los servicios secretos, a quienes habría informado sobre el mercado energético israelí y lugares de alta seguridad. El Shin Bet acusó al exministro de haber viajado a Teherán al menos en dos ocasiones para mantener encuentros con responsables de un país al que el Estado hebreo considera su mayor amenaza en la región y creador de la milicia libanesa de Hezbolá.

Dos asesinatos

El acuerdo entre la defensa y la acusación en el caso del exministro reclutado por Irán se hizo público en una jornada en la que Israel aplaudió la decisión de la Unión Europea de incluir en su lista de grupos terroristas al servicio de Inteligencia de la República Islámica después de los recientes ataques frustrados en suelo europeo. El martes, Holanda acusó a Teherán de haber orquestado el asesinato de dos ciudadanos de origen iraní en 2015 y 2017 y aseguró disponer de «pruebas válidas» para sustentar esta afirmación. El titular iraní de Exteriores, Javad Zarif, respondió a esta decisión a través de Twitter con un mensaje en el que señaló que «acusar a Irán no absolverá a Europa de la responsabilidad de albergar a terroristas».

Italia extiende la ‘tasa de desembarco’ para poner freno al turismo masivo

Previous article

Un grito viral por la libertad de las mujeres árabes

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *